La posmodernidad o una cuestión de actitud: García Canclini

García Canclini comienza presentándonos una problematización entre el devenir de la tradición por un lado, y la ‘entrada’ de la modernidad por el otro. Así mismo, establece tres hipótesis de su texto:

 

1). “La incertidumbre acerca del sentido y el valor de la modernidad deriva no solo de lo que separa a naciones, etnias y clases, sino de los cruces socioculturales en que lo tradicional y lo moderno se mezclan.”

De esta primera hipótesis queremos destacar la importancia del sentido de incertidumbre  como un principio fundamental del pensamiento posmoderno. Los constructos ‘tradicionales’, las demarcaciones y fronteras en torno a lo cultural como un todo socio-histórico sufren de un proceso de ambigüedad. Dichas polarizaciones, dicotomías o conceptualizaciones antitéticas  participan las unas de las otras, resignificándose mediante procesos de oscilación. Las dialécticas entre los elementos culturales son los procesos que Canclini propone estudiar bajo el concepto de hibridación. Dicho concepto se formula como una especie de inclusión y extensión de los conceptos de ‘mestizaje’ (que para Canclini remite a un proceso racial) y ‘sincretismo’ (que alude a lo religioso-simbólico-tradicional). La Hibridación “abarca diversas mezclas interculturales”, es decir, incluye un rango más amplio de los elementos culturales. Así Canclini propone que “no funciona la oposición abrupta entre lo tradicional y lo moderno, tampoco lo culto, lo popular y lo masivo”. La hipótesis segunda considera la posibilidad del estudio interdisciplinario de dichas partes: “la historia del arte y la literatura que se ocupa de lo ‘culto’; el folclor y la antropología, consagrados a lo popular; los trabajos sobre comunicación, especializados en la cultura masiva”. Y precisamente mediante esta colaboración es que se puede generar otra aproximación a la “modernización latinoamericana”. La tercera hipótesis propone que “la mirada transdisciplinaria sobre los circuitos híbridos tiene consecuencias que desbordan la investigación cultural”. Es decir, mediante el análisis interdisciplinario de los elementos culturales se pueden explicar procesos políticos y socio-históricos.

*  *  *

Deseamos destacar y detenernos en la conceptualización que Canclini hace de la posmodernidad:

“la posmodernidad no como una etapa o tendencia que reemplazaría el mundo moderno, sino como una manera de problematizar los vínculos equívocos que éste armó con las tradiciones que quiso excluir o superar para constituirse. La relativización posmoderna de que  todo fundamentalismo o evolucionismo facilita revisar la separación entre lo culto y lo popular y lo masivo sobre lo que aún simula asentarse la modernidad, elaborar un pensamiento más abierto para abarcar las interacciones e integraciones entre los niveles, géneros y formas de la sensibilidad colectiva”

La posmodernidad vista como una actitud (‘espíritu’ dirían los románticos) crítica de relativización, apertura y cuestionamiento, más que como una serie de producciones o elaboraciones concretas. Dichos productos serían una consecuencia y no una causa y para comprender (o siendo posmodernos, intentar comprender) es necesario comenzar por las causas.

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s